Salamanca

Carril Bici en Villares de la Reina: "Poco valiente, simplón y barato"

El colectivo Salamanca en Bici analiza las posibilidades del carril bici en general y del nuevo tramo del Polígono de los Villares, que no sale muy bien parado.

El carril bici en Salamanca es uno de los instrumentos más demandados por los usuarios dado el escaso potencial de un sistema que podría funcionar mucho mejor. Así, el colectivo Salamanca en Bici analiza para TRIBUNA lo que supone el carril bici y sus posibilidades.

 "Por la densidad del tráfico y la anchura del vial que atraviesa esta nueva actuación, no haría ni siquiera falta un carril bici. Con indicar que en la calzada puede haber bicis bastaría. Pero comentemos lo que ya está casi terminado".

 

CON BICI AL TRABAJO

 1. Se hacía necesario conectar un lugar con miles de destinos diarios con la ciudad de Salamanca (y viceversa). Ello redunda en la oportunidad de desarrollar programas como "con bici al trabajo" y tender a reducir los nefastos efectos del tráfico como consecuencia del uso masivo del coche para ir a trabajar (sobre todo las congestiones en hora punta, el tráfico que entra a Garrido norte y los efectos sobre la salud de todos). Nosotros hubiéramos apostado, antes que un carril bici, por compartir coche para ir a trabajar o reforzar las líneas de autobús metropolitano para disuadir del uso indiscriminado del coche en el polígono. Cuestión que ni se ha planteado aún.

 

DESCONEXIÓN

 2. Ahora bien, si no se acompaña la infraestructura ciclista con medidas de promoción mediante campañas de información, sensibilización o, incluso, desfiscalización, no sirve de nada. Y ello es una de las principales lacras de esta ciudad. Es decir, hay una desconexión total entre las actuaciones en infraestructuras ciclistas y su propagación social y cultural para un  cambio de modelo de transporte y cultural. Se inauguran carriles bici pero no se termina de convencer a la ciudadanía de por qué son importantes. Y esto no se hace porque los que lo hacen no lo hacen para cambiar la ciudad, ni tan siquiera saben qué es movilidad sostenible. Un ejemplo reciente es la creación de aparcamientos gratuitos por toda la ciudad. Si se hubieran "vendido" como "aparcamientos disuasorios" y estos nuevos espacios se hubieran reforzado con buenas conexiones peatonales y con autobús con el centro, el asunto cambia. Pero en lugar de eso se vende como una respuesta a la demanda de ciertos vecinos y lobbies locales y encima a eso le llaman "escuchar a la ciudadanía".

 

ANILLO VERDE

 3. A ello hay que sumar que la red actual de carriles bici de Salamanca está pensada para una bici deportiva y de ocio y no para transformar modelos de transporte y llevar a personas al trabajo, al cole, al insti, de compras... La concepción de anillo "verde" así lo viene demostrando. Además, toda la red se apoya en detrimento del peatón y no del coche. Se crean carriles bici en aceras. En este sentido, aún seguimos esperando a que la movilidad en bicicleta pueda representar una oportunidad para discriminar positivamente al coche.

 

CARRIL BICI EN VILLARES: POCO VALIENTE Y BARATO

 4. En relación al trazado previsto en el Polígono de los Villares, nosotros también lo hemos fotografiado en los últimos días y nos parece poco valiente, barato, además de "simplón" en su diseño y, por ello, efectivamente peligroso en algunos puntos.  

 - El primer tramo entra en conflicto con un aparcamiento. En estos casos, se suele obligar al que aparca a hacerlo 'de culo', para que cuando salga lo haga con la visibilidad necesaria para ver a ciclistas. En la situación actual, el que salga del aparcamiento no verá al ciclista y seguro que hay problemas. 

 - En partes medias del recorrido se interfiere con la ubicación de contenedores. Esto tiene fácil solución. No nos preocupa.

 - Cruza una intersección peligrosa (carretera del Helmántico al Polígono). Nosotros pondríamos aquí un semáforo y arreglado.

 - En último lugar, llegando a Villares, el carril atraviesa un camino recién asfaltado donde no hay sitio para sendos sentidos motorizados y sendos sentidos ciclistas. A todo ello hay que sumar la extraña bifurcación final (llegando a Villares). Aquí faltaría anchura suficiente y por las noches iluminación.

 

¿SEGURIDAD Y EFICACIA?

 5. En definitiva, es un trazado que circunda, circunvala, rodea, bordea una vez más una "pequeña ciudad" como es el polígono y no plantea más que una conexión de los Villares con Salamanca sin responder a las máximas que están en los manuales: seguridad y eficacia en tiempo y espacio.  En este sentido nosotros hubiéramos apostado por actuar sobre la misma carretera de Valladolid, donde hay espacio suficiente y porque además representa sin lugar a dudas la arteria del polígono.

 

Villares se podría conectar con el Helmántico para así hacerlo luego con Salamanca (aunque lo impide la licitación fracasada históricamente de la carretera de Zamora) y también con Villamayor.

 

COLOR VERDE

 6. Nos preocupa la señalización que se va a utilizar o, tal vez, la que no se va a utilizar. Para nosotros las marcas viales son importantes pero también la señalización vertical.  El pintar de verde el carril nos parece una "chorrada".

 Por el contrario, sí que es importante pintar el pavimento en las intersecciones que es donde están los peligros. Pero claro, en este punto salen los motoristas protestando. Parte del presupuesto destinado a una pintura que durará 'cuatro inviernos', podría invertirse en reforzar la iluminación, la señalización y balizamientos varios (no es mala idea apuntalar el carril bici con chinchetas de goma en el suelo, hay muchos modelos). Además, no sería baladí publicar un 'panfletillo' al menos donde se advierta de las ventajas de ir a trabajar en bicicleta con un  plano, además de otras medidas.

salamanca carril bici

Fuente: tribunasalamanca.com