Salamanca

El proyecto 'Desosmarca' se queda suspendido.

Planteaba la construcción de 26 kilómetros de carriles bici que unirían a los municipos de Santa Marta de Tormes, Carbajosa de la Sagrada e incluso Alba de Tormes, conectando con el carril bici de Salamanca.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas desestima el proyecto destinado a dinamizar las zonas naturales, industriales y comerciales de Santa Marta de Tormes y Carbajosa de la Sagrada.

Santa Marta de Tormes y Carbajosa de la Sagrada se han quedado sin fondos europeos para desarrollar el proyecto ‘Desosmarca’, una estrategia de desarrollo urbano sostenible e integrado concebida para favorecer el empleo, la formación, el emprendimiento, el comercio de proximidad y el consumo, según se explicó el pasado mes de enero durante la presentación del mismo.  El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha hecho pública la desestimación del proyecto a través de la publicación del listado de iniciativas y la resolución definitiva en la edición de este lunes del Boletín Oficial del Estado. En el caso de la idea que ambos municipios del alfoz habían planteado se echa para atrás al no alcanzar el mínimo de 50 puntos de valoración.

'Desosmarca' contemplaba la construcción de 26 kilómetros de carriles bici que unirían ambos municipios y potenciarían las zonas industriales, los entornos naturales y, sobre todo, los cascos urbanos de ambas localidades. 

Junto a la construcción de nuevas rutas para bicicletas que, una vez finalizadas, llegarían a unir Alba de Tormes con la capital salmantina (aprovechando la Vía Verde que une Carbajosa con la villa albense), el proyecto incluía la instalación de 25 módulos para aparcarlas y seis bases para fomentar su alquiler (dos en el polígono, otras tantas en el Centro Comercial El Tormes y Capuchinos y dos más en cada casco urbano) al estilo de las que ya funcionan en Salamanca. De hecho, el proyecto quería conectar las diferentes bases de la capital y el alfoz.

Los dos millones de euros en los que se cifra la idea iban a ser financiados por fondos europeos (50 %) y por ambos Ayuntamientos, que se harían cargo también de la mitad.

Los ayuntamientos buscarán soluciones

La opción del dinero comunitario, sin embargo, ha sido finalmente descartada por lo que a partir de ahora se abre un periodo de replanteamientos e incógnitas. A ese respecto los ayuntamientos implicados van a estudiar si existe algún mecanismo para recurrir la resolución. En caso afirmativo se realizará ese recurso y, si no es posible o se desestimara, ambos consistorios valorarán otras fórmulas para obtener la financiación necesaria de otras administraciones y continuar adelante. "Por la envergadura y ambición del proyecto es necesario contar con esa financiación de terceros”, señalan.

Fuente: salamanca24horas.com