La O.M.S. recomienda el uso de la bicicleta

Imagen de muestraDespués de un viaje ( en avión, automóvil o autobús) en la que se permanece mas de cuatro horas sin moverse duplica el riesgo de sufrir una trombosis, según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

OMSEn un estudio reciente sobre el síndorme de la clase turista, la OMS confirma que a partir de las cuatro horas de inmovilidad se multiplican los riesgos de sufrir la formación de un coágulo sanguíneo, que puede ser mortal, independientemente del medio en que se viaje. El peligro persiste durante cuatro semanas y puede afectar a los que toman varios vuelos en poco tiempo.

La afección conocida como trombosis venosa (TEV) ocurre cuando se desarrolla un coágulo en una vena profunda, por lo general en la parte inferior de la pierna, que luego se desplaza por el organismo y alcanza los pulmones, donde bloquea la circulación de la sangre. Las personas más vulnerables son las obesas, las de pequeña o gran estatura y las que sufren problemas sanguíneos hereditarios.

 

Medidas preventivas

Según la OMS, los viajeros pueden reducir los riesgos de una trombosis por medio de medidas "sensatas". Entre ellas, recomienda las siguientes:

Hacer ejercicios que mejoren la circulación, usar ropas cómodas —evitar las vestimentas de invierno—, medias que no ajusten, estar descalzo y tomar mucha agua mineral durante el vuelo.

Cada tanto hay que pararse y caminar un poco para estirar las piernas. En el asiento, hay que practicar ejercicios respiratorios, inspirando suavemente por la nariz, llevando el aire hacia la zona ventral y reteniéndolo unos minutos. Después, hay que exhalar el aire lentamente por la nariz en forma lenta. Esto conviene repetirlo unas cinco veces.

Otra forma de prevención es tomar una aspirina infantil antes del viaje y no ingerir calmantes para dormir. Después de un vuelo o viaje largo, los médicos sugieren caminar, andar en bicicleta o hacer natación en agua caliente.