Madrid amanece con 11 kilómetros de carril bici pintados a mano

Imagen de muestraUn carril-bici de once kilómetros apareció pintado este con líneas blancas este domingo, a lo largo de las calles más céntricas de Madrid, para reivindicar la bicicleta como medio de transporte urbano sostenible y económico y pedir que el Ayuntamiento se decida a habilitarlo.

Madrid amanece con 11 kilómetros de carril bici pintados a mano

Un carril-bici de once kilómetros apareció pintado este con líneas blancas este domingo, a lo largo de las calles más céntricas de Madrid, para reivindicar la bicicleta como medio de transporte urbano sostenible y económico y pedir que el Ayuntamiento se decida a habilitarlo.

Según afirmó una portavoz del colectivo BiciMad, organizadora del evento, la pasada madrugada más de un centenar de personas se dedicaron a pintar el carril-bici que demanda la asociación entre las calles de Atocha, Colón y bulevares, hasta Princesa, Moncloa y Ciudad Universitaria, que recorre más de 22 kilómetros, ida y vuelta.

La acción, indicaron, se realizó sin incidentes y en apenas una hora.

En la mañana del domingo continuó la protesta con una marcha urbana, a pie y en bicicleta, que partió del Ángel Caído del Retiro, para realizar el recorrido y colocar pegatinas informativas reclamando la participación directa de los ciudadanos en la sostenibilidad de las ciudades.

"La idea- indicaron los organizadores- es que la ciudad se adapte a las necesidades de los ciudadanos. No nos sirve el carril-bici que hay en los alrededores, necesitamos uno más funcional que vaya por dentro de la ciudad y nos permita movernos de forma autónoma".

Fuente: madridiario.es 

 


Unos audaces miembros de Bicimad pintando la señal para que se sepa que ese espacio (ese, específicamente: el resto de la calle no importa) debería ser "un carril para bicis".


"¿Has visto?, ¿has visto como se aparta el coche ante la señal de carril-bici? ¡Cómo mola! Si ahí hubiese habido una bici, sin señal ni nada, seguro que la habría atropellado."


Eso es, la bici bien arrinconadita contra el bordillo. No pedimos nada del otro mundo.


En las aceras los peatones van a tener que aprender a convivir con nosotros y respetar nuestro espacio.


¡Chico, en la Castellana hay que ponerlo en el bulevar, porque la calzada está intransitable!

Aunque la mejor imagen es esta, con los risueños carrilbicistas poniendo su señal justo antes de una alcantarillas destrozaruedas:


"Tú pinta, pinta, que aquí está mu bien".