Queja de un ciclista sobre la suspensión de la Masa Crítica Salamanca

Masa CríticaCarta publicada por un ciclista urbano, en el periódico El Adelanto de Salamanca , criticando la suspensión de la Masa Crítica celebrada en el mes de febrero. 

Periódico El Adelanto de SalamancaCartas al Director

El Adelanto 18 de febrero de 2008

 

La masa crítica en Salamanca

 

Durante la celebración de la masa crítica del miércoles 6 de febrero, la Policía Local interrumpió el transcurso de la misma cuando atravesaba la Plaza de España. Los motivos que alegaron las fuerzas de seguridad locales fueron la no utilización de luces en algunas de las aproximadamente 15 bicis que en ese momento participaban en el evento. Ante la amenaza de multar por ello a varios de los ciclistas participantes, se decidió proseguir el trayecto a pie. Ante tal infortunio, como ciclista urbano preocupado por la seguridad y mejora del tráfico en nuestra ciudad, quiero dejar claro que:

 

1. Se trata de un evento cuyo único objetivo es reivindicar un espacio para la bicicleta en nuestra ciudad y que está respaldado en muchas otras ciudades castellano y leonesas y europeas. Su forma y desarrollo es tan variado como todas las que se realizan a lo largo y ancho del mundo, situando su origen en la iniciativa de los ciclistas urbanos de San Francisco (EEUU) hace ya más de una década y media. Se trata por tanto de una marcha en bicicleta pacífica y con un objetivo claramente popular y sin ánimo de crear conflictos.

 

2. Que las fuerzas del orden local quieran poner de relieve el no llevar luces parece sensato, aunque, según la ley vigente, no parece ser motivo suficiente para amenazar con sanciones. Les invito a consultar la Ley 43/1999, de 25 de noviembre de adaptación de las normas de circulación a la práctica del ciclismo. Se tratará por tanto, más que de un imperativo legal, de una opción personal que, indudablemente, mejora la seguridad del ciclista frente a la agresividad de los vehículos a motor y en ello sí que debería incidir el cuerpo de agentes de la policía local.

 

3. Que los ciclistas decidan arbitrariamente dar un paseo por la ciudad en grupo no es un delito, sobre todo si tenemos en cuenta el inmenso número de coches que cada día colapsan sistemáticamente la ciudad. Me pregunto si la Policía Local recrimina o amenaza a los conductores de vehículos por ir en grupo y colapsar el espacio público que, dicho sea de paso, es de todos.

 

4. Si los hechos parecen o no responder a una operación premeditada por parte de los responsables de la policía local para desmantelar una iniciativa popular, no lo voy a discutir. Lo que sí quiero dejar claro es que estos hechos no deben desanimar, sino aumentar los argumentos de todos los ciclistas urbanos de Salamanca para seguir circulando y colaborando solidariamente con el pedaleo sin malos humos a mejorar la salud y la seguridad de todos los ciudadanos.

 

UN CICLISTA URBANO