Café, timbres y «¡carril bici ya!»

El Adelanto periódicoHasta 160 ciudadanos desayunaron ayer gratis sólo por acudir a varios puntos de la ciudad en sus bicicletas. Celebran la iniciativa de la 'Semana de la Bici', pero piden más seguridad y mejoras.

VII Semana de la Bici

 Las 10 de la mañana es hora punta en el campus Unamuno. Se cruzan clases y el césped empieza a acoger a los primeros amigos de la novillada buscando charla y sol.

Nico, un Erasmus llegado Italia, se ha desplazado como cada día hasta su centro de estudios, la Facultad de Derecho, en su moderna bicicleta morada: "No creas, la compré cuando llegué en un centro comercial porque era de las más baratas". Para él, la Semana de la Bici no es una excusa ni este vehículo es una alternativa de ocio, sino su medio de transporte diario y nocturno.

Ahora bien, muy a favor de que se mejoren las posibilidades de los ciclistas, el joven no dudó en sumarse a la Operación Ring Ring -el nombre, en fin-, que invitaba ayer a los usuarios de bicicletas a desayunar. De 8 a 11 horas, las facultades de Geografía e Historia, Ciencias y Derecho, además del Café Toscano de la Puerta de Zamora, que acogió el ambiente más variopinto con personas de todas las edades, regalaron a los participantes bollería, un café y un timbre para colocar en sus manillares, junto a un libro informativo con normas de circulación.

Algo más tarde, en el céntrico edificio de Geografía e Historia, en el parking de bicicletas no cabía un alfiler. Alrededor de 30 personas acudieron a la siempre animada cafetería a desayunar por la cara y los pedales. Y es que esta facultad alberga a numerosos habituales de este medio de transporte. "Yo no me había enterado, he venido a estudiar, como todos los días y me he encontrado con esto", explicaba Luis Rodríguez a su salida del edificio, intentando extraer su bici del overbooking del pequeño aparcamiento.

Sin embargo, las extremeñas Ana y Lucía, de Humanidades, cogieron la bici a conciencia: "A mí me la ha dejado un amigo de aquí", decía la una mientras la otra explicaba que, si no se desplaza sobre dos ruedas más a menudo, es por el temor al tráfico. "El centro es tranquilo, pero hay zonas muy peligrosas", concede refiriéndose a la zona de Peña de Francia, donde reside con otras compañeras.

Más reivindicativo, un grupo de estudiantes de Ciencias expresaba que lo de darle a los pedales no debe ser cosa de una semana. Reconocen la labor de las asociaciones y de la Usal por mejorar los servicios, pero echan en falta soluciones reales: "¿Para cuándo un carril útil y de verdad?".

Los miembros de Guardabarros llevan años lidiando con el problema y, aunque reconocen que Salamanca es una ciudad óptima para este tipo de desplazamientos, exigen vías que conecten centros de trabajo y de estudio, ajenas a la exclusividad del ocio. En este sentido, Almudena Iglesias, miembro de la asociación, explica que a las 160 personas que se sumaron a la propuesta del desayuno, que batió récord de participación, se les entregó información al respecto y libro con consejos de seguridad.

Las actividades de la VII Semana de la Bici continuaron por la tarde, con la charla de la profesora de la Usal Enma Camarero, que estuvo acompañada por varios miembros de la expedición Biciaventura solidaria 2008: un viaje en bici por Asia en la que ella ha participado recientemente. Hoy, turno de la bici en la pantalla, a través de un cine fórum a las 20 horas en Las Conchas y en el que se proyectará la película Día de fiesta, Jacques Tati.

Fuente:  El adelanto de Salamanca.