La bicicleta, alternativa ecológica y sin coste para Valencia

 Próximamente en Valencia existirá un servicio de mas de  2.500 bicicletas, en la que  su mantenimiento y la gestión del servicio salgan gratis a la ciudad.

 Todavía falta un último informe de los servicios jurídicos para llevar el asunto a la junta de gobierno. Después, el concejal de Ordenación Urbana, Francisco Lledó, explica que ya podrá sacar a licitación el concurso de préstamo gratuito de bicicletas, una iniciativa municipal que se dilata demasiado en el tiempo. Uno de los motivos es haber logrado la fórmula de que las 2.500 bicicletas, su mantenimiento y la gestión del servicio salgan gratis a la ciudad.

La idea pasa por ceder durante varios años a la empresa adjudicataria cientos de paneles publicitarios en el mobiliario urbano. Esta alternativa hay que cuadrarla con el tiempo que todavía tendrá la concesión la actual empresa, que por cierto también se dedica al préstamo de bicicletas en grandes ciudades.

Mientras llega ese momento, el Consistorio emprende obras complementarias, como la construcción de más tramos de carril bici y las llamadas ciclocalles. El fondo de financiación local servirá para habilitar 25 kilómetros más de lo primero, principalmente para unir itinerarios ahora aislados. La segunda de las iniciativas se refiere a limitar la velocidad en una serie de calles a 30 kilómetros por hora y con preferencia para los ciclistas.

Para eso ya se pueden ver en algunas calzadas líneas continuas de color rojo. La idea es que todo esté listo cuando ya entre en servicio el sistema de préstamo gratuito de bicicletas. Los usuarios tendrán que pagar un bono anual con el que tendrán derecho durante 30 minutos a utilizar una bicicleta. Pasado ese tiempo tendrán que pagar, aunque antes podrán cambiarla por otra en cualquiera de las 250 estaciones que se repartirán en toda la ciudad.

El gobierno municipal pretende empezar a colocar estas bases en calles del centro. Apenas necesitarán pequeñas reformas en aceras o calzadas para el estacionamiento de las bicicletas y los soportes por donde se pasará la tarjeta.

El impulso de este medio de transporte alternativo contribuirá a reducir la contaminación del tráfico de vehículos, algo que por otro lado no es preocupante en la ciudad. Algunas mediciones puntuales en estaciones como la de Nuevo Centro sí que pueden registrar mediciones superiores a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

En todo caso, las estaciones para el préstamo de bicis formarán un mapa de círculos, desde el entro de la ciudad a la periferia. El sistema se optimizará por la proximidad de unas a otras de estas bases.

Fuente: lasprovincias.es