Súbete a la bici y di patata, te van a hacer una foto

 Promover la bicicleta a golpe de 'click'. Esto es lo que buscan el fotógrafo François Canard y su colega Patrick Carde que han ido parando a los ciclistas de Toulouse (Francia) en una improvisada sesión fotográfica para mostrar la singular relación entre humanos y esta máquina a pedales. Se trata del proyecto 'À vélo citoyens!': ¡A la bici ciudadanos!

Como cuenta Carde, de la organización 'La boîte à outils' y coordinador de este proyecto, "durante unos diez días, montamos un pequeño escenario con un telón blanco y una mesita con bebidas, donde Canard y yo invitábamos a los ciclistas a que se pararan a tomar un café y posaran para nosotros".

Carde está muy entusiasmado con esta campaña que comenzó hace poco más de un año y asegura que "la gente se ha mostrado muy dispuesta a participar después de saber la finalidad del proyecto". Hoy ya cuentan con más de 180 fotografías donde aparece gente de todas las edades y de todos los orígenes, personas de 80 años que llevan toda su vida moviéndose en bici y "niños que para nosotros son el símbolo del futuro", recalca este francés que cada mañana va en bici con sus hijos de dos y cinco años.

Según explica Carde, las fotografías seleccionadas servirán para una exposición itinerante y la publicación de un libro previsto para abril. "Será una obra fotográfica que incluirá un interesante texto del filósofo francés Michel Serres que establece una analogía entre la evolución de la vida en la tierra y la bicicleta (ver pdf —en francés—). "Serres se remonta a los inicios de la vida y compara los coches con moluscos y crustáceos cuya capa exterior era dura y protegía el cuerpo en su interior. Después habla de la bicicleta como un medio de transporte futurista, ya que al igual que la evolución dejó paso a animales que perdieron esa dura protección para sustituirla por plumas, piel y pelo, la bicicleta que deja nuestro cuerpo al descubierto será el siguiente paso", resume el coordinador del proyecto.

Carde está más que convencido de que la bicicleta es la mejor forma de moverse por la ciudad, además de ser una alternativa a los transportes contaminantes. Además asegura que esta campaña le ha permitido conocer muchas historias. "Recuerdo que tuvimos que convencer a Noëlle, una mujer muy elegante de más de 80 años, para que perdiera la vergüenza y se hiciera la foto; es interesante ver como Paul, presidente de una asociación de vecinos que se mueve en bici con su hijo y su violín a la espalda; Dhouha y Sahbi, muestran orgullosos sus dos nuevas bicicletas; Myriam depende de las dos ruedas para ganarse la vida ya que recoge y vende frutas con la bici; o Nicholas que tiene una tienda especializada de bicis junto a su mujer Marie y su perro Nang, que les sigue a todas partes cuando sus dueños van pedaleando".

Aunque desde hace un año esta ciudad del sur de Francia cuenta con un servicio público de préstamo de bicicletas, Carde no se ha interesado en inmortalizar con la cámara a los usuarios de este sistema. "Lo que busca esta iniciativa es revalorizar la figura del ciclista y su relación con la bicicleta, sin que importe su poder adquisitivo. Nos interesa tanto un estudiante con su bici vieja que una mujer elegante con una de diseño", aclara este francés que lleva subiéndose al sillín desde hace 20 años. "La bicicleta es tan importante como la persona, y en el 'bicing' todas son iguales; además tampoco queríamos hacer publicidad de la empresa privada que lo gestiona".

En esta ciudad gala de más de 450.000 habitantes, Carde lamenta que "sólo el 3-4% de los desplazamientos se hacen en bicicleta, una cantidad muy pequeña si la comparamos con ciudades del norte de Europa donde esta cifra alcanza el 30%". Aunque la tendencia a usar las dos ruedas está creciendo, "aún queda mucho por hacer".

 Fuente: soitu.es