Trampas urbanas en el carril-bici. Madridl

  «Inconexos», «escasos», «cortos», «invadidos por los escombros».Los ciclistas madrileños no se encuentran excesivamente contentos con el estado actual de los carriles-bicis de Madrid. Iñaki Díaz de Etura, portavoz de la asociación cicloturista de usuarios de la bicicleta Pedalibre, lo tiene claro. Los carriles-bici actuales están «mal hechos y mal mantenidos»

 

«La mayoría no valen para nada. La gente se pasea por ellos y muchos aparcan los coches sobre encima si no tienen una barrera física que se lo impida», explica Iñaki. Son sólo dos problemas de una larga lista que causa la desesperación de cientos de ciclistas, hartos de que una y otra vez se repita la misma historia.

 

Vídeo sobre este noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/03/madrid/1236073729.html

«La clave está en que los carriles actuales no se han hecho para comunicar. Se hacen de forma simpática, como si los políticos quisieran ponerse una medalla con ellos. Y el resultado no puede ser otro que pobre, porque los hacen gente que no conduce bicicletas.Algunos poseen bordillos que no están rebajados. En otros apenas cabe la bicicleta y, en general, no se han hecho para comunicar distintas zonas de la ciudad. Son muy cortos y algunos se recorren en apenas cinco minutos», advierte.

Iñaki coge la bicicleta todos los días. Su casa está a cinco kilómetros de su puesto de trabajo, distancia que recorre en apenas 30 minutos, lo mismo que tarda en volver. Está suficientemente preparado para recorrerse sin problemas todos los carriles bici que existen actualmente en la capital. Y tiene la suficiente pericia para esquivar los «árboles, baches, escombros y marquesinas de autobús» que aparecen en medio del trayecto de muchos de ellos.

Pero no todo son peros. Desde Pedalibre se alaba la labor del Ayuntamiento en la elaboración del Anillo Verde. Si hubiera que ponerle una pega, esta sería la de que su entramado es principalmente «de recreo», sin ser de excesiva ayuda para los desplazamientos diarios de sus usuarios.

Con todo, las nuevas medidas presentadas ayer por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, han sido bien recibidas por la asociación, que espera que ayuden a una mayor concienciación ciudadana. «Los políticos y los conductores deben darse cuenta que peatones somos todos y que los ciclistas deben ser respetados porque tienen su lugar en los carriles bici y en las carreteras, no como sucede a veces que algún automóvil te toca la bocina porque considera que no deberías estar ahí. Curiosamente, creen que estorbamos o somos lentos, cuando la media de los coches en Madrid es de 10 kilómetros por hora, velocidad que nosotros cogemos sin despeinarnos», reivindica Iñaki.

La contaminación es otra de las luchas del colectivo de ciclistas.Desde su lugar el humo de los tubo escape se palpa de otra forma .«El humo nos da en toda la cara. Lo percibes como algo dañino y agresivo que puede que no te afecte hoy o mañana, pero que lo hará», puntualiza. Por esa razón, Pedalibre «aboga por solucionar el problema de fondo: que las administraciones tomen conciencia de que no se es más avanzado por potenciar el tráfico a motor, sino todo lo contrario. El espacio está mal repartido porque se le da mucho espacio a los vehículos y más coches conduciendo más rápido no significa que haya menos atascos. Debe haber un cambio de mentalidad que abogue por dar más espacio a los peatones, los ciclistas y al transporte público, como muchos urbanitas ya están haciendo en muchos países», concluye Iñaki.

Fuente: elmundo.es