La bicicleta avanza sin freno

Imagen de muestraMuy lejos todavía de países como Dinamarca, Alemania u Holanda, donde hay más bicicletas que personas, el uso de este medio de transporte sostenible, barato y saludable avanza imparable en España, si bien, y de momento, poco más de seiscientos mil españoles lo emplean a diario.

Aunque se desconoce cuantas bicis hay en España, porque no existe ningún registro, ni estatal, ni autonómico. ni municipal, ni obligación legal, ConBici, coordinadora que defiende su uso, estima que son unos nueve millones.

Según la Encuesta de Hogares y Medio Ambiente elaborada por el INE en 2008, frente al modesto 1,3% de ciudadanos enganchados a la bici para sus desplazamientos diarios, el 21,7% utiliza el transporte público (autobús, Metro, tren…), el 45% el privado, coche o moto, y un 30% tiene el privilegio de poder hacerlo a pie.

Cote, fotógrafo de prensa, es 'por salud y por una cuestión ideológica' uno de esos forofos de la bici, que monta a diario para acudir al trabajo y para moverse por Madrid a la caza de la noticia.

'Desde hace cinco años hago una media de entre veinticinco y cincuenta kilómetros al día. Antes, en el garaje de mi empresa, sólo había una bici, la mía; ahora son ya una docena', comenta.

'Me siento más libre a la hora de desplazarme por la ciudad, pero hay un problema grave de educación ciudadana. La gente no entiende la bici. Muchos lo encuentran algo trasnochado. ¡Cuántas veces he tenido que escuchar que me vaya a montar al Retiro!', se lamenta el periodista gráfico, para quien pedalear 'es algo contagioso y adictivo'.

De su experiencia, Cote concluye que Madrid no está preparada para la bici y no duda en contestar con un sí rotundo a la pregunta de si siente que se juega la vida cada vez que se echa a la calle.

Once ciclistas muertos en ciudad
En 2008, según la DGT, once personas perdieron la vida cuando circulaban en bicicleta por ciudad y 1.848 resultaron heridas, de ellas 204 de gravedad. En carretera, los fallecidos fueron 43 y 916 los heridos, 235 graves. La siniestralidad fue pues mayor en zonas urbanas, aunque la mortalidad es mucho mayor en ruta.

Carme Miralles Guasch, profesora de Geografía Urbana en la Universidad Autónoma de Barcelona, considera que 'este renovado medio de transporte y su gestión pública es uno de los grandes cambios recientes de nuestras ciudades'.

Relegado hace décadas 'a las clases trabajadoras, que no podían acceder a otro' medio de transporte, ha escrito la profesora, 'era un medio sin glamour, sin la aureola de la sostenibilidad y sin ningún reconocimiento por parte de las administraciones públicas, preocupadas sólo por impulsar el coche en las ciudades'. 'Desde hace unos años -insiste- a la bicicleta se le están reconociendo todas sus bondades'.

Para ConBici, que agrupa a 47 asociaciones de ciclistas de España y Portugal, 'vivimos momentos dulces para la bicicleta', sobre todo 'porque ha comenzado a formar parte de la agenda política e institucional'.

Así es, y desde hace años, en la de algunos ayuntamientos -Barcelona, que fue pionero, San Sebastián, Zaragoza, Sevilla, Madrid…- y así ocurre en la del Gobierno de la Nación, que en abril aprobaba la Estrategia Española de Movilidad Sostenible, elaborada por los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente, y que 'podría', según fuentes del Ejecutivo, derivar en ley.

Una estrategia que pasa por 'fomentar los modos de transporte no motorizados', por impulsar los carriles bici, crear zonas prioritarias de acceso y aparcamiento que 'permitan desplazar a los vehículos a un segundo plano', por promover sistemas públicos de alquiler en las ciudades -en varias ya existe-, eliminar barreras al tráfico no motorizado y mejorar la intermodalidad entre la bicicleta y el transporte colectivo.

Visibilidad creciente
'La bicicleta empieza a hacerse visible.
Casi todo el mundo está de acuerdo en que, de una u otra manera, hay que integrarla en la movilidad de las ciudades', concluye un estudio comparado en treinta municipios realizado por ConBici.

Estudio que advierte de la necesidad de una disminución planificada del número de desplazamientos con vehículos motorizados y de adoptar medidas de calmado del tráfico urbano si se quiere promocionar otros no motorizados, como es la bici. 'De lo contrario -advierte- puede generar conflictos con los peatones en la medida en que no se les asegura unas condiciones de circulación seguras'.

'Lo que Holanda y otros países europeos vivieron hace treinta o cuarenta años, comienza ahora a vivirse en España. Llevamos muchos años de retraso. Hay quienes lo siguen considerando un transporte de pobres, pero somos muchos más los que creemos que debe ser un agente a añadir en la movilidad urbana', comenta, en conversación con Efe, Alberto Lorente, portavoz de ConBici.

Lorente circula en bici por Zaragoza, donde vive, desde hace veinte años. 'No hace falta ser un atleta. Lo que me convenció para usarla -recuerda- es que trabajaba en el centro y allí no había manera de aparcar'.

Isabel Tejero, de Pedalibre, una de las asociaciones que promueven en Madrid la circulación en bici, y que como en otros lugares han tenido 'mucho que ver' para llegar 'a una situación mejor que hace seis o diez años', lleva bastantes años yendo a trabajar pedaleando. 'No tiene porqué ser una alternativa minoritaria', dice. 'Para muchos conductores aún somos invisibles.

'Es el medio de transporte del futuro', dice convencida.

Barcelona pionera, Madrid a la cola
Así lo entienden en el Ayuntamiento de Barcelona, en donde el año pasado hubo unos 90.000 desplazamientos diarios en bici. 'Las políticas de movilidad están orientadas a favorecer el uso de la misma, mejorar las infraestructuras, ordenar el espacio viario, señalizando adecuadamente las vías por donde circulan los ciclistas, actualizar las ordenanzas y realizar campañas de sensibilización', afirmó Roberto Castro, del área de movilidad del consistorio.

Cuando concluya 2009, Barcelona tendrá 156 kilómetros de carriles bici y un servicio público de alquiler, pionero en el mundo, que superará las seis mil bicicletas. 'Nuestra apuesta por una movilidad sostenible es decidida', dicen en el Ayuntamiento.

Igual que en San Sebastián, con 30 kilómetros de carril bici, que serán 50 en 2012, y más de doce mil ciclistas recorriendo a diario sus calles. Odón Elorza, su alcalde, es el presidente de la recién creada Red de Ciudades por la Bicicleta, con más de 30 socios.

En Sevilla, por su fisonomía urbana idónea para la práctica del ciclismo, habrá unos 114 kilómetros de carriles bici antes de 2010.

'Vertebran la ciudad de norte a sur y de este a oeste, permitiendo conectar todos los barrios', destaca Rodrigo Torrijos, concejal de Infraestructuras para la Sostenibilidad.

Madrid quiere alcanzar en 2016 un 3% de movilidad ciclista -ahora es del 0,14%- y una red de 575 kilómetros de carriles bici. Está en proyecto un sistema de préstamo para 2011.

En Zaragoza, donde se vive un auténtico 'boom' de la bicicleta, tras la Expo de 2008, se producen ya, según su Ayuntamiento, unos 20.000 desplazamientos diarios en bici. 'En poco tiempo -comenta un portavoz municipal- hemos pasado de algo testimonial a algo muy importante. Nuestra apuesta es clara'.

Fuente: EFE