Guardabarros alerta del incremento en los últimos meses de las sustracciones de bicicletas.

El Comité de Bici Urbana Guardabarros considera alarmante el incremento de robos de bicicletas que durante las últimas semanas ha tenido lugar en Salamanca. 

Las quejas y testimonios de muchos ciudadanos así como las denuncias realizadas en las dependencias policiales, ponen de manifiesto la inseguridad y desamparo de los ciclistas en nuestras calles.  La alarma ha saltado cuando el pasado domingo se sustrajo una bicicleta perfectamente atada y asegurada en la calle Fonseca a una hora en la cual el tránsito peatonal era elevado. 

Pero los casos se vienen sucediendo desde el comienzo del curso académico, en el mes de septiembre.  Así lo corroboran las numerosas solicitudes enviadas a la sección STOP ROBOS que creó Guardabarros hace un año en su página WEB con el fin de denunciar y localizar públicamente bicis robadas.  Desde el Comité no se pretende en ningún caso sustituir a la justicia pero si alertar y poner en conocimiento de sus socios el aspecto y características de las bicicletas.  Los desafortunados casos no sólo se extienden a todo el ámbito urbano sino que también se están produciendo con mayor frecuencia en los espacios universitarios del Campus Miguel de Unamuno.

Aunque el aumento del robo de bicicletas pudiera ser un síntoma inequívoco de que existen muchas más bicicletas circulando por nuestras calles, desde Guardabarros se insiste en “poner freno de raíz a estos hechos delictivos”.   Una de las soluciones que permitiría agilizar la búsqueda y recuperación de las bicicletas es, según nuestro Comité, “poner en conocimiento no solo de la policía Nacional las sustracciones, sino también de la policía local”.  Para ello, “es necesaria la colaboración entre ambos cuerpos de seguridad de manera que las denuncias efectuadas en la Comisaría de la Policía Nacional se trasladen igualmente a las dependencias de la Policía Local”. 

Otra de las soluciones que, a medio y largo plazo, resolverían una parte significativa del problema es “la ampliación de la red de aparcamientos bici con módulos que permitan atar no solo una rueda sino las dos”.  En este sentido, los últimos módulos ubicados junto a los nuevos tramos de carril bici y que difícilmente aseguran una de las ruedas “no son recomendables por adolecer de garantías de seguridad frente a los robos”.

Por último, Guardabarros recuerda a los usuarios de la bicicleta que tomen nota de las características de su bicicleta, incluyendo el número de serie, para demostrar la propiedad en el caso de recuperación.  Que eviten aparcar las bicicletas durante toda la noche en la calle, especialmente en aquellas poco frecuentadas y que las aten con dos candados gruesos de manera que se puedan asegurar todas las partes de la bicicleta. 


Comité de Bici Urbana GUARDABARROS
Salamanca
www.guardabarros.org
guardabarros@hotmail.com