La bicicleta urbana reclama más espacios para aparcar en Salamanca

Los colectivos Amigos de la Bici y Comité de Bici Urbana Guardabarros presentaron el viernes en el registro municipal un documento sobre el incremento de usuarios de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad y la "carencia de infraestructuras y medidas que faciliten la convivencia entre medios de transporte y afiancen esta espontáneo aumento".

 Las organizaciones, que dirigieron el escrito al concejal de Tráfico y Seguridad, Francisco Albarrán, y que esperan reunirse con él para debatir sus ideas, destacan la necesidad de aumentar el número de aparcamientos para bicicletas "en lugares de comprobada afluencia de usuarios". Con el conocimiento que tienen por el uso de la bicicleta en la capital y con el ánimo de contribuir a la mejora de la comodidad de este medio de transporte no contaminante, los responsables del documento proponen una serie de nuevos emplazamientos para estos aparcamientos, así como algunas mejoras para algunos existentes.

Asimismo, piden una "actitud tolerante hacia el aparcamiento espontáneo en el mobiliario urbano en lugares en que no se disponga de esta infraestructura siempre y cuando las bicicletas respeten los bienes y espacios públicos", para lo que plantean la posibilidad de colocar unos pequeños distintivos verdes con una bicicleta rotulada que señalen que se permite el aparcamiento de bicicletas en estos elementos, como pueden ser algunos alcorques de árboles.

Entre los espacios en los que solicitan nuevos aparcamientos citan la plaza del Corrillo, que ya contaba con aparcamiento antes de su remodelación; el Conservatorio Profesional de Música, en cuyos alrededores suele haber bicis aparcadas en los escasos lugares que permiten amarrar un candado; el centro de salud de La Alamedilla, donde también es frecuente la presencia de bicicletas aparcadas; junto a la iglesia de San Juan, donde los usuarios aparcan en las farolas; en la calle Brocense, para evitar el gran flujo de peatones de la calle Toro; en el Multiusos Sánchez Paraíso, ya que es habitual encontrar bicicletas mal aparcadas en la barandilla de la rampa de acceso a las instalaciones deportivas; en el DA2; en la plaza de San Boal, hasta donde algunos profesores y alumnos de la escuela de arte llegan en este medio de transporte; en las inmediaciones del auditorio Fonseca; en la calle Compañía y la plaza de Anaya.

También proponen la mejora del aparcamiento de la plaza de San Isidro, que no dispone de señalización creando confusión con las motos; el aparcamiento en la tienda de bicicletas Gómez, que está oxidado; y en el de los cines Van Dyck que tiene un soporte doblado y la señal poco visible.

El documento acompaña las peticiones con fotomontajes que para demostrar la viabilidad de las sugerencias.

Fuente: Periódico El Adelanto.