Por una Oficina de la Bici en Logroño

 La Asociación Logroño en Bici solicita al Ayuntamiento que habilite una ofician donde se oriente a los ciclistas de las zonas de carril bici y de los fallos que existen en esta infraestructura.

 

Las críticas que recoge el carril bici de Víctor Pradera son fiel reflejo de la falta de espacios especializados para el desarrollo de las infraestructuras ciclistas. Al igual que en otras ciudades, Logroño en Bici solicita la apertura de la Oficina de la Bicicleta que oriente la planificación, ejecución y seguimiento de la implantación de planes e infraestructuras ciclistas.

Para Logroño en Bici, el carril bici de Víctor Pradera es una de las infraestructuras más necesarias y útiles para mejorar la movilidad ciclista, por la rápida conexión que permite con el centro histórico. Sin embargo, su proceso de implantación no está siendo el más deseable. Aunque ciertas reticencias son habituales en los procesos de transformación urbana, buena parte de los problemas y las críticas se solucionarían con una vieja demanda de LEB: la apertura de la Oficina de la Bicicleta.

Obviando el habitual oportunismo político, para LEB la incomprensión inicial a la puesta en marcha de este céntrico carril se debe en parte a una triple necesidad, que han tenido que superar todas las ciudades que han apostado seriamente por la bicicleta. Que el proceso de información pública sea más participativo.

Que haya una mayor transversalidad en las de áreas municipales involucradas: movilidad, urbanismo, medio ambiente, participación, educación… Y que se incentive la especialización de técnicos municipales en el desarrollo de un nuevo modo de movilidad en Logroño, más complejo y tecnificado de lo que habitualmente se percibe.

LEB estima que de no ponerse en marcha este ente, los problemas y conflictos se repetirán inevitablemente en el futuro. LEB entiende la Oficina de la Bicicleta como una entidad administrativa y participativa en la que estén presentes técnicos municipales de varias concejalías así como actores sociales comprometidos con la implantación de una movilidad sostenible.

Un ente austero en tiempos de crisis, un espacio de diálogo, que no requeriría de nuevo personal, ni gastos. La Oficina tendría entre sus fines ser un órgano de diálogo multinivel, de ejecución, validación y seguimiento de las acciones relacionadas con la movilidad ciclista urbana (planificación, participación pública, sensibilización, control de calidad, información…).

Como primer viernes de febrero, LEB se unirá mañana a la cita mundial de la Masa Crítica o Bici- Crítica que en Logroño parte desde la Plaza del Mercado a las 20.00 horas, aprovechando para difundir la idea de la Oficina de la Bicicleta.

Fuente: rioja2.com