Cataluña: Granollers y Vic apuestan por una bici pública sin el modelo barcelonés

A diferencia del Bicing, ambas ciudades utilizan modelos fabricados en Catalunya que son más pesados y anti robo.

 

 El próximo 15 de abril Vic se convertirá en otra de las ciudades catalanas que estrenará un sistema de bicicleta ciudadano público. El nombre ya está escogido, pero no se hará oficial hasta que tenga lugar la inauguración oficial. Las bicicletas siguen el modelo que ya se puso en marcha en Granollers el pasado 2009. Es un modelo sostenible fletado por la empresa de Rubí, Modular, que pone el acento en conseguir un tipo de bicicleta que se adapte al mobiliario urbano de la ciudad y que está diseñado para que aguante mucho más en la calle.

 

Según el responsable de Modular, Eduard Sentís, "hemos estado mucho tiempo trabajando en un modelo público de bicicleta que no se contagiara de los errores de otros ciudades, donde las bicicletas sufren continuamente desperfectos y se gasta mucho dinero en mantenimiento". La bicicleta pesa unos 25 quilos y está pensada como un modelo integrado dentro de la red de transporte público de la ciudad, pero no como un medio para hacer turismo o para ser utilizado para actividades de ocio. Sentís admite que "el sistema público de bicicletas tiene que ser limitado, no puede ser para todo el mundo porque sino empiezan a multiplicarse los daños y los desperfectos".

 

Mano dura contra el vandalismo en el bicing

 

 Desde el departamento de movilidad del Ayuntamiento de Granollers se felicitan por haber apostado por un modelo pensado para hacer pequeños trayectos y donde los usuarios puedan quedar satisfechos con las bicicletas. "Las ciudades están cada vez más apretadas, con multitud de obstáculos, por eso nosotros hemos decidido integrar el modelo de bicicleta aprovechando los estacionamientos del área azul". En el mismo parquímetro se puede hacer la gestión de liberar una bicicleta, y de esta forma, según el consistorio, se ahorran dinero y energía.
 

Granollers se encuentra ahora mismo en la segunda y definitiva fase de pruebas del servicio de bicicletas que recibe el nombre de Ambicia"t. Según datos del pasado 16 de febrero de 2010, la ciudad cuenta ahora mismo con 385 abonados que tienen 30 bicicletas repartidas en 8 estaciones. De momento pagan una cuota anual de 1 euro, pero cuando el sistema esté implantado del todo (15 estaciones y unas 60 bicis) la cuota mensual que tendrán que pagar los ciudadanos ascenderá hasta los 12 euros. "De momento, y con los meses que llevamos, sólo hemos contabilizado la desaparición de una bicicleta, un dato positivo a tener en cuenta que y reafirma nuestra apuesta por este tipo de modelo".

Modelos anti robosSegún la empresa que ha fabricado las bicicletas de Granollers y Vic la clave de la disminución de robos está en las características del propio modelo. Para Eduard Sentís "es muy difícil que puedan robar bicicletas que pesen 25 quilos, igual que es muy difícil que la gente se divierta con ellas subiendo o bajando obstáculos, como aceras u otros desniveles. Según los últimos datos que me pasaron desde Francia, habían robado 7.000 bicis, y esa es una de las cosas que nosotros queríamos evitar desde un principio".

Los modelos de bicicleta de las dos ciudades presentan mejoras en dos de las partes más susceptibles a sufrir desperfectos como son las ruedas y la transmisión. Se ha apostado por un tipo de rueda de goma, sin aire en su interior y mucho más resistente. Tampoco existen las cadenas como tal. La energía producida por la dinamo es acumulada en cada viaje que realiza el usuario y descargada por completo al aparcar la bicicleta para su funcionamiento y alimentación de las comunicaciones. Sentís asegura que "según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), con un modelo como el de Barcelona, Sevilla o París se está gastando unos 3.000 euros anuales por bicicleta, mientras que con los modelos de Granollers o Vic, el ahorro es considerable bajando hasta los 400 euros anuales por bicicleta". La empresa Modular ha confirmado para La Vanguardia.es que están gestionando tres modelos más para un futuro. Dos de ellos para ciudades catalanas y uno para Holanda.

Integración con los demás transportesLa idea de este modelo, y aquí es donde coincide con otros modelos como el de Girona o Barcelona, es comunicar el servicio con la red de transporte público de la ciudad, aunque en este caso el punto de control estará integrado con las máquinas de zona azul para no poner más equipamiento en las calles. Los precios también son muy similares. En el caso de Vic la cuota anual será de 30 euros y la primera media hora será gratuita, como sucede también en Granollers, Girona o Barcelona. Después las tarifas ya van en consonancia al tiempo de utilización del servicio por minuto.

En el caso de Girona, el servicio recibe el nombre de Girocleta y se puso en marcha el pasado 2009.  El objetivo es integrar el servicio con la red de servicios públicos de la ciudad y con un modelo de bicicleta confortable, similar a una bicicleta de paseo normal, con ruedas grandes y manillar ergonómico. La cuota anual también es de 30 euros, con la primera media hora gratuita.

El único sitio donde el servicio de bicicleta público es totalmente gratuito es en Terrassa y además uno no tiene que estar empadronado para utilizarlo. La población egarense, que también ha puesto el nombre de Ambicia"t a sus sistema, apuesta por un sistema manual, con cinco paradas, la mayoría de ellas próximas a los servicios de RENFE y a los campus universitarios. Aunque una gran parte de los usuarios del servicio son universitarios, desde el consistorio afirman que también hay ciudadanos que utilizan el servicio para desplazarse por la ciudad. También han admitido que no descartan poner una cuota anual en un futuro.

El Bicing barcelonésBarcelona fue pionera en Catalunya en la apuesta de un servicio público de bicicletas. El Bicing nació hace tres años y ahora mismo cuenta con una flota de más de 6.000 bicicletas repartidas en 401 estaciones. Las bicicletas no están hechas en territorio catalán, ya que la mayoría de piezas provienen de China o de otros países. Desde el Ayuntamiento creen que el modelo de Bicing barcelonés no es comparable con otros nuevos, como el de Granollers o Vic, ya que el principal objetivo del sistema es que sea asequible para todos los ciudadanos, por eso las bicicletas no pesan más de 17 quilos. Según el Ayuntamiento, "es un modelo que está en constante crecimiento y donde también se han ido introduciendo mejoras mecánicas en las ruedas o en otras partes de la bicicleta para que el servicio sea cada vez mejor. Aún así, el principal objetivo es que la gente pueda disfrutar de toda la ciudad con este servicio, sin excluir ningún tipo de ciudadano, y con un tipo de bicicleta más pesado eso sería imposible".

Desde el Ayuntamiento también abogan por una red de Bicing vinculada a los principales transportes de la ciudad, para facilitar la movilidad de los ciudadanos con un modelo más ecológico. Además, niegan que el servicio del Bicing esté dirigido a los turistas, "ya que para ello existen empresas privadas más preparadas que se dedican al alquiler de bicis para que la gente de fuera conozca nuestra ciudad. Quede claro que el Bicing no es un sistema público de alquiler de bicis para uso turístico o recreativo, nosotros lo concebimos como un complemento ideal al transporte tradicional de la ciudad de Barcelona que cubra pequeños trayectos diarios que se hacen cada día por dentro de la ciudad", manifiestan desde el consistorio.

Reus, Igualada y Òdena son algunas de las ciudades que estrenarán a corto plazo un servicio de bicicleta pública, con lo que la red catalana continuará creciendo este 2010.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/