Ciclistas por aceras, y de noche, sin luz.

En el periódico local La Gaceta de Salamanca de fecha, 08/09/2010 se publica una queja de un salmantino sobre los ciclistas urbanos. La asociación contesta a este salmantino.

Opinión publicada el 08/09/2010 

Ciclistas por aceras, y de noche, sin luz.

Creo que es hora de que la Policía Local se ponga seria con los ciclistas que circulan por las calles peatonales y aceras de nuestra ciudad, porque no parece que el problema se vaya a arreglar con buenas palabras o campañas municipales para que usen el carril bici. Y si encima te encuentras de frente con un ciclista en una acera, a las diez de la noche y sin luz, ya me dirán si no es para temer que te dé un golpe y te vayas al suelo, con lo que esa caída supone para una persona de edad. Yo, la verdad, no entiendo la bula que tienen esos ciclistas, que no cumplen las ordenanzas ni las leyes de tráfico, y si que les llamas la atención te contestan de mala manera.

Un salmantino

 


Contestación:

Desafortunadamente, y del mismo modo que hay conductores que inflingen las normas básicas de circulación, algunos ciclistas tampoco respetan determinadas normas  -aunque muchas no escritas- para circular con responsabilidad por nuestras plazas, calles y avenidas.  En cualquier caso, cuesta entender que nos empeñemos en obligar a los ciclistas a circular por el carril bici cuando, primero, este no hace más que rodear la ciudad y segundo, al margen del carril bici, toda la ciudad es "ciclable", absolutamente toda.  Según la ordenanza de tráfico y seguridad vial lo referente a bicicletas aparece de la siguiente manera "los conductores de bicicletas, en las vías en las que se autorice la circulación de éstas, estarán obligados a descender de las mismas y a conducirlas a pie cuando la afluencia de peatones así lo aconseje".  Una norma laxa que sin duda apela al sentido común.  Desde Guardabarros y los ciclistas urbanos, por lo general, echamos de menos más animadversión hacia los coches que son sin duda alguna los que contaminan, hacen ruido y, en caso de atropello, son mucho más peligrosos.  Con luces o sin luces.