Precaria red de aparcamientos bici en el centro dela ciudad

El Comité de Bici Urbana Guardabarros ha realizado un estudio sobre la ubicación de aparcamientos bici en la ciudad de Salamanca.

Del estudio se desprende un déficit de plazas de aparcamiento en la almendra central de la ciudad, donde tan solo existen 5 unidades, permitiendo el aparcamiento únicamente a una veintena de bicicletas.

En este momento, la red de aparcamientos bici de los centros y facultades de la Universidad de Salamanca triplica el número de plazas municipales y además tiene una mayor demanda. Frente a las 5 unidades para aparcar bicicletas en la almendra central de la ciudad colocadas por el Ayuntamiento, la Universidad de Salamanca cuenta en cambio con 6 ubicaciones donde se pueden aparcar el doble de bicicletas.

Fuera de la zona centro, la oferta de la Universidad vuelve a superar con creces en plazas de aparcamiento a las ofertadas por el Ayuntamiento. Un total de 40 ubicaciones permiten el aparcamiento de casi 150 bicicletas diarias, mientras que la red con que cuenta el Ayuntamiento sólo permite un total de 50 bicicletas. La inversión en infraestructuras para el aparcamiento de bicicletas tiene un bajo coste y representa una de las mejores formas para impulsar de forma eficaz el uso de la bicicleta.

Los espacios céntricos de la ciudad apenas atienden a los mínimos exigibles por un sector creciente de población que utiliza la bicicleta diariamente. Mientras que la Universidad de Salamanca ha apostado durante los últimos años por crear una sólida red de aparcamientos bici en todos sus centros y facultades aumentando muy significativamente el tránsito ciclista diario, la gran inversión llevada a cabo en carriles bici ha aumentado la demanda durante los fines de semana.

Según Guardabarros “la infraestructuras para aparcar bicicletas representan una de las mejores apuestas para una movilidad sostenible útil y no solamente de recreo y ocio”. La colocación de unidades de aparcamiento en puntos neurálgicos de la ciudad “es una asignatura pendiente en la cual se debería centrar en este momento el Ayuntamiento”.

Tras la ampliación de los kilómetros de carril bici, Guardabarros reconoce el aumento de plazas de aparcamiento aunque subraya “el escaso uso de los mismas debido al modelo utilizado y a las ubicaciones a veces inexplicables”. Uno en la Avenida del Cementerio y otros dos casos en el Campus Miguel de Unamuno donde la oferta está ya cubierta por los aparcamientos universitarios son dos ejemplos significativos.

La Plaza del Corrillo, la Plaza de los Bandos o la Puerta de Zamora son lugares idóneos para ubicar nuevos aparcamientos. Asimismo, Guardabarros recuerda que se sigue sin colocar un aparcamiento en la Plaza del Corrillo donde paradójicamente ahora sí pueden aparcar las motocicletas.

La ampliación de la red de aparcamiento de bicicletas en el centro histórico disminuiría la afluencia de vehículos y mejoraría la movilidad y salud de los salmantinos.

Especialmente durante estos días en los que se celebra la Semana de la Movilidad sostenible bajo el título de “Muévete con inteligencia y vive mejor”