A dos ruedas aunque truene

Una empresa vitoriana comercializa capotas para bicicletas para hacer frente al invierno de la capital alavesa

Hay quien dice que Vitoria es un paraíso para las bicis porque no hay cuestas. Quizá. Lo que calla es el estoicismo de los ciclistas ante el frío y la lluvia. Y aunque en invierno no hay quien entre en calor, lo de mojarse mientras se da pedales podría tener los días contados.
 
David Río y su socio en la la firma 'No te enfríes', Emilio García, pueden haber dado con la solución «Un día David me sorprendió con una capota para bicicletas. En cuanto la vi me recordó a un '2CV'», desvela García. El ingenio es un 'techo' desmontable fabricado en Francia que se ancla en el sillín y al manillar del vehículo. La 'Veltop' (éste es el nombre del modelo) permite a los ciclistas urbanos mantenerse a resguardo los días lluviosos.
 
Para estos dos empresarios vitorianos todo son ventajas. La capota es flexible, hecha de una lona impermeable con dos cortinas laterales que se pueden plegar, «como las antiguas ventanillas de un Citroën», recuerda Río. El sistema se sujeta gracias unas varillas muy parecidas a las de una tienda de campaña y tiene un peso de solo dos kilos. Hasta cuenta con un parabrisas. «Es muy fácil de montar y de desmontar, en un minuto está hecho. Además puede colocarse en todas las bicicletas que hay en el mercado gracias a su sistema universal de acople», explica García.
 

350 euros la pieza

¿Inconvenientes? El precio. «Ronda los 350 euros. Eso será barato para unos y caro para otros, depende para qué se quiera», argumentan los empresarios. El objetivo de esta pareja es conseguir que los pedales se mantengan con vida durante todo el año. «Para empresas de comida rápida con reparto a domicilio o para el mismo Ayuntamiento estaría muy bien. Sería una solución para conseguir quitar las motos y coches del centro de Vitoria», especula García. «Además la capota da la posibilidad de promocionarse en el propio vehículo a través del soporte publicitario que incluye en la parte trasera».
Muchos vitorianos han alucinado ya al encontrarse a estos dos inventores desplazándose por la ciudad en una bicicleta con capota. «Si ver esto les ha asombrado no quiero imaginar cuando vean el 'skate eléctrico', para el que todavía estamos buscando un nombre. Es parecido a un patinete como los que llevan los chavales», anticipan. Se trata de otra iniciativa esta pareja de emprendedores que pretende poner de moda, pero todavía habrá que esperar unos meses para su comercialización.

 

Río y García también son los creadores de unos radiadores en forma de seta que se han popularizado en las terrazas hosteleras de la ciudad. Parte del éxito es estar en el lugar adecuado en el momento preciso y no pudo haber mayor espaldarazo que la Ley Antitabaco y la consecución de la capitalidad verde para un ingenio no contaminante que permite calentar un velador.
 
Fuente: elcorreo.com