Los ecologistas respaldan la propuesta de limitar el uso del Puente Enrique Estevan

El Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca ha trasladado al Ayuntamiento de Salamanca su apoyo para «dedicar el Puente Enrique Estevan al uso exclusivo del transporte público, peatonal y en bicicleta».

así recogen las propuestas iniciales del Plan de Movilidad Urbana Sostenible quien destaca ésta como una de las actuaciones más importantes en el conjunto de la movilidad en la ciudad ya que “se gana este espacio para que el ciudadano disfrute de su ciudad”.

 
La propuesta del Ayuntamiento de Salamanca contempla una actuación global planificada sobre el eje Gran Vía – Puente de Enrique Estevan cuyo primer paso trata de “ensanchar el espacio de preferencia de los modos limpios y dinamizar las relaciones internas andando y en bici”; de esta forma el puente se convertiría en un carril-bus (bus, bicis y motos) de un único carril pero regulado en los dos sentidos.
 
Según recoge el documento del Ayuntamiento de Salamanca la limitación de la circulación de vehículos privados no sólo se propone para mejorar la movilidad en el conjunto de la ciudad (reduciría a la mitad el tránsito de vehículos por Gran Vía), también “con el fin de poder proteger su valor histórico”.
 
Tras las últimas declaraciones (vía tuit) del alcalde de Salamanca, en las que dejaba intuir que cedería sobre sus planteamientos iniciales, el Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca alude razones de movilidad, y no sólo estructurales, para limitar el uso del Puente Enrique Estevan, como anteriormente se ha expuesto. La limitación al tráfico general, como bien expone el Ayuntamiento, permitiría “fortalecer la movilidad peatonal sobre el eje de la Gran Vía, desde el vértice norte hasta Reyes de España y Puente Enrique Estevan, convirtiéndose en el nuevo eje de comunicación peatonal Garrido – Centro – Tenerías – Arrabal, gracias a la reforma integral propuesta sobre este eje, con ampliación de espacios peatonales y reducción del tráfico general al quedar su paso reservado únicamente a los residentes y transporte público”.
 
El Comité Antinuclear y Ecologista considera que el planteamiento del Plan de Movilidad es bastante correcto y supondría uno de los escasos progresos que se lograrían a corto plazo para nuestra ciudad, con grandes beneficios de forma global. Dejar pasar esta oportunidad, nuevamente, evidenciaría que la construcción de hasta tres puentes (con múltiples carriles) en los últimos veinte años ha sido una inversión en balde que no ha permitido hacer de Salamanca una ciudad mejor para disfrute de los salmantinos.
 
Esta organización apoya la propuesta de las asociaciones Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio y Bateun para la declaración como Bien de Interés Cultural del Puente Enrique Estevan, si bien es cierto que la centenaria infraestructura requiere una restauración de gran entidad que la consolide para poder existir y seguir sirviendo durante otros cien años.
 
Fuente: salamanca24horas.com