La bici, el vehículo urbano del futuro.

La bicicleta, llamada a ser uno de los modos de transporte urbanos del futuro, busca su sitio en ciudades que quieren ser cada vez más sostenibles.

Como Vitoria, donde la última regulación que afecta a la bici no ha escapado a la polémica.

En la que fue Capital Verde Europea en 2012, el 7 por ciento de los desplazamientos diarios se hacen en bici, lo que convierte a Vitoria en una de las ciudades de España donde más se utiliza este vehículo junto con Sevilla, Valencia, San Sebastián, Zaragoza y Barcelona.

El Ayuntamiento de Vitoria, gobernado por Javier Maroto (PP), ha prohibido desde hace una semana la circulación de las bicis por las zonas peatonales del centro de la ciudad durante la mañana (de 11.00 a 13.00 horas) y por la tarde (de 15.30 a 21.00).

Se trata de «una solución semejante» a la que aplican países como Dinamarca, Holanda o Alemania, «en los que la bicicleta es una alternativa real de movilidad urbana», han dicho a Efe fuentes del Centro de Estudios Ambientales (CEA) de Vitoria.

Técnicos de este organismo han contabilizado el número de personas que transitan por las calles peatonales de la capital alavesa y han constatado que «la circulación en bici por estas zonas, sobre todo a determinadas horas, es incompatible con la bicicleta».

De ahí la reciente prohibición que obliga a los ciclistas a bajarse de la bici al circular por estas áreas en unas horas concretas.

La medida, promovida sin consenso social ni político, ha generado polémica y ha tenido eco en la plataforma líder para el cambio social «change.org», con más de 9.000 firmas en contra.

Su promotora, Estíbaliz Cabañes, una vitoriana que se mueve en bici «día y noche», considera que la prohibición debería ser la última opción y opina que con ella se «criminaliza» al colectivo de ciclistas urbanos.

La polémica ha suscitado reflexiones como la que plantea el portavoz municipal del PNV, Gorka Urtaran, usuario habitual de la bicicleta, que sugiere que este tipo de medidas «pueden llegar a poner en peligro este medio de transporte».

En el lado contrario, está el argumento del Ayuntamiento de que servirán «para mejorar la convivencia entre peatón y ciclista».

El tiempo determinará si la bicicleta sigue sumando adeptos en ciudades como Vitoria, donde los desplazamientos diarios suelen ser inferiores a los 5 kilómetros, lo que convierte a la bici en el vehículo más rápido.

Otras ciudades españolas que encabezan la clasificación de mayor uso de las bicicletas como Sevilla, Valencia y San Sebastián también prohíben el tránsito por las zonas peatonales salvo en aceras de más de cuatro metros de ancho (Zaragoza) o cinco (Sevilla y Barcelona) y siempre que no haya aglomeración de viandantes.

Leer más: (larazon.es) La bici, el vehículo urbano del futuro, busca su sitio en las ciudades