¿Es posible ir en bici al colegio?

Según datos del programa europeo STARS, el 40% de los desplazamientos que se producen en la ciudad cada día son para ir a trabajar o al colegio. De ellos, más del 50% de estos viajes se producen en coche.

Muchas veces porque son viajes multifunción, en los que los padres llevan a los hijos al colegio y luego siguen su camino hasta su trabajo. ¿Por qué es más común ir en coche si una de las etapas del viaje es para dejar a los niños en el colegio? La respuesta es simple: por la percepción del peligroque corren los niños en la ciudad (que, desde luego, no suele estar diseñada pensando en ellos).

Por otro lado, la bicicleta se percibe como un medio de transporte más peligroso que el coche. Sin embargo, esto no es cierto, ya que si analizamos la accidentalidad de cada medio, la de la bicicleta es únicamente del 2% de la que tiene el coche.

Entonces, si juntamos ambos prejuicios… el combo (niños + bici) en la ciudad debe parecer un imán de catástrofes. Pero no es cierto. Y, precisamente para concienciar de que esto no es así y, de paso, formar a profesores, padres y niños nació el programa STARS.

Niños y movilidad

El objetivo de STARS es aumentar el número de niños y adolescentes que realizan desplazamientos activos al colegio o al instituto, es decir, que van en bici o andando a su centro de estudios (y es que, el rol de los pequeños en la movilidad suele ser puramente pasivo).

Los niños están en la fase de socialización y su actitud hacia la movilidad se está configurando, por lo que la educación en este sentido es clave para mejorar la movilidad del futuro. El programa tiene, por tanto, un alto valor pedagógico, utilizando la ciudad como “aula” en la que se harán conscientes de sus derechos y deberes para con los demás y aprenderán a los riesgos y las posibilidades que presenta la ciudad.

La movilidad activa sirve también para que los jóvenes crezcan más sanos, evitando el sedentarismo que está elevando en nuestro país los niveles de obesidad, diabetes, hipertensión, etc.

Pero no debemos olvidar que los niños, sobre todo cuanto más pequeños, tienen características físicas especiales: altura, crecimiento, respiración; y tienen características cognitivas diferentes a las de los adultos: desarrollo de la percepción y de la conciencia del riesgo.

Por eso, los niños necesitan un sistema de tráfico que admita los errores: dado que muchos de los accidentes se producen con dos partes implicadas, es preciso garantizar que ocurran sólo cuando las DOS partes implicadas cometan un error; en las zonas en las que haya o pueda haber niños, la velocidad máxima no puede superar los 30 km/h; la planificación del tráfico debe garantizar que todos los usuarios de transporte ven todos los objetos de 70 a 80 cm de altura (niños, triciclos, cochecitos de niños, niños jugando, carros de supermercado, etc).

Por último, para la ciudad, la participación de los niños en la movilidad supone grandes beneficios: aire más limpio, tráfico más fluido y la propia presencia de la infancia en las calles que hace más amable la ciudad. Pero también se producirán nuevas interacciones en el espacio urbano, el cual acabará necesitando adaptarse a los nuevos usos y patrones de movilidad para evitar fricciones entre los diferentes usuarios.

El bicibús del Colegio Montserrat

Desde hace ya 2 años,  un grupo de padres, profesores y alumnos del colegio Montserrat de Madrid, están promoviendo el uso de la bici como medio real de transporte casa-colegio-casa.

Desde entonces, han conseguido la complicidad del colegio para la construcción de un parking de bicis (el parking se construyó con capacidad para 25 bicis y durante el primer año se llegó a una media de 24 usuarios al día. El pasado mes de abril se acometió  su ampliación hasta poder albergar 50 bicis y ahora tiene un uso medio de 40 bicis al día), han creado un sistema de Bicibús con 4 rutas, y organizan diferentes eventos alrededor de la bici. Todo ello, dentro del programa STARS de la UE. Aquí podéis ver un vídeo que han preparado:

 

Según nos han informado los padres que participan en este sistema, existen algunos problemas en los accesos y hasta ahora el ayuntamiento todavía no ha hecho nada concreto para mejorarlos, pero han tenido un par de reuniones con responsables y arquitectos municipales para transmitirles un listado  de los principales problemas en los accesos.

Aún con este buen ejemplo, es obvio que queda mucho trabajo por hacer en este ámbito. Pero el cambio ya está en marcha.

Fuente: ecomovilidad.net