Otra Semana de la Movilidad ¿Sostenible? En Salamanca.

Artículo de opinión de José Fermín Rozas publicado en el periódico digital salamancartvaldia.es.

 Este es el décimo año que se celebra la Semana Europea de la Movilidad, con el lema “Elige, Cambia, Combina tu Movilidad”. Su antecedente es el día de “la ciudad sin mi coche” el 22 de Septiembre, integrado en la semana. Para adherirse el Ayuntamiento de Salamanca firma una Carta, comprometiéndose en la de este año a:

“La incorporación de, al menos, una nueva medida permanente que contribuya a un cambio progresivo desde la utilización del coche privado hacia medios de transporte medioambientalmente sostenibles.

Siempre que sea posible, al menos una de estas medidas deberá consistir en una asignación permanente de un espacio vial en favor de su uso peatonal, del uso de la bicicleta o del transporte público (por ejemplo, el cierre de calles al tráfico privado, ensanchamiento de aceras, nuevos carriles-bici o carriles-bus que permitan reducir el tráfico privado, reducción de los límites de velocidad).”

Este año se centra en la multimodalidad, la posibilidad de combinar varios medios de transporte para realizar un viaje urbano, como bici y autobús o coche y bici, algo quizás más relevante en grandes espacios urbanos. Pero también posible en Salamanca, de hecho un día se dedica a ello, aunque el programa editado (y colocado en los autobuses urbanos, creo que utilizados por ciudadanos ya concienciados con el transporte sostenible) no detalla en absoluto cómo se realizará.

Estas Semanas Europeas de la Movilidad parecen reediciones continuas de ellas mismas y centradas en la bicicleta, pero ello no quiere decir que esta consiga un fácil acceso al centro de la ciudad o a las vía principales. Me parece bien, pero denota una falta de ideas e iniciativa preocupante, más si tenemos en cuenta que la organización facilita documentos que recogen muchas propuestas. E insisten en tomar mediadas permanentes que de verdad cambien la forma de moverse por la ciudad. Recuerdo que según el actual Plan de Movilidad sólo el 23’8% de los viajes se realizan en coche (que han aumentado respecto a 2002 cuando suponían el 20’3%),

Lo más interesante son los compromisos que se sugieren en la carta, en especial cambiar el espacio utilizado por el coche para la movilidad sostenible. Como curiosidad señalar que el Plan de Movilidad de 2002 preveían carriles bus en la Avenida Mirat en 2007-2009, lo mismo que eliminar el paso de automóviles (que no autobuses) por el puente Enrique Esteban, aparte de proponer como inmediatos esos carriles bus en la Gran Vía en 2002-2004. Para estas mismas fechas se plantean peatonalizaciones, algunas todavía en el limbo como la calle de San Pablo. Medidas que cambiarían radicalmente nuestro concepto de movilidad. El actual Plan es más indeterminado, habla de largo plazo para esas actuaciones, a pesar que los autobuses urbanos tienen problemas de retrasos en horas punta, originados en su mayoría precisamente en esas calles.

Llama más la atención la casualidad de mencionar en la Carta el “ensanchamiento de aceras” justo cuando se han realizado obras de “renovación” en calles que permiten perfectamente ese ensanchamiento. Pero el Ayuntamiento ha preferido mantener la doble fila, antes que ganar espacio para el denso tráfico peatonal de algunas de ellas.

Y qué decir de la bici, que ha pasado de la indiferencia de los gobiernos de Lanzarote a una red de carriles bici, periférica casi en su totalidad. Quizás sea donde más se ha notado el cambio, aunque con demasiada cosmética en las actuaciones. Establecer la velocidad máxima en las calles de la ciudad (con alguna excepción) en 30 km/h. ayudaría más al impulso en el uso de este vehículo como medio de transporte habitual.

Para ser justos, la ciudad ha cambiado mucho desde que a mediados de los 80 se peatonalizara con polémica la Rúa Mayor, más polémicas fueron 10 años después las de las Calles Zamora y Toro, que hoy nadie vería lógico que se llenaran de vehículos (aunque parece que sí los excesos de las terrazas). Pero falta demasiado por hacer, sobre todo impulso político decidido para impedir que aumente el uso del vehículo privado. Por cierto, el entorno comarcal aporta a la capital todos los días 97.830 viajes realizados en coche.

http://www.magrama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/medio-ambiente-urbano/dtmr_thematicguidelines_es_tcm7-394941.pdf
http://www.magrama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/medio-ambiente-urbano/dtrm_handbook_es_tcm7-394952.pdf –

Fuente: salamancartvaldia.es