Salamanca opta al premio al mejor Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la UE

El proyecto, ejecutado al 62%, ha reducido el uso del vehículo privado y duplicado el de la bicicleta peatonalizando calles y construyendo más kilómetros de carril bici

La ciudad de Salamanca opta al premio al mejor Plan de Movilidad Urbana Sostenible (SUMP Award), creado por la Unión Europea para alentar a las autoridades locales a adoptar planes de movilidad y para recompensar los logros conseguidos. En su octava edición tiene la misma temática que la reciente Semana Europea de la Movilidad: ‘Caminar y pedalear seguro’.

La candidatura salmantina destaca la puesta en marcha de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible en el año 2012, ya ejecutado al 62%, que ha logrado reducir el uso del vehículo privado y aumentar la presencia de peatones en el casco histórico, además de duplicar el uso de la bicicleta.

El alcalde, Carlos García Carbayo, destaca en un vídeo resumen que Salamanca es Ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1988 y que en 2002 fue Capital Cultural Europea. Su especial estructura urbanística, integrando casco histórico y barrios del ensanche, junto con la creciente influencia sobre los municipios del alfoz, llevó al Ayuntamiento a elaborar un Plan de Movilidad que está logrando sus objetivos, señalan en el Ayuntamiento.

El citado Plan «también está contribuyendo a una reducción del consumo energético y de la emisión de gases contaminantes. De hecho, Salamanca es una de las ciudades de Europa con menos contaminación y la primera Ciudad Patrimonio de la Humanidad que ha puesto en marcha una Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde para estar a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático, mejorar la salud urbana, cohesionar los barrios y generar actividad económica y oportunidades de empleo en torno al medio ambiente», añaden.

Movilidad peatonal

La candidatura también explica que el Plan de Movilidad Urbana Sostenible prevé 15,5 kilómetros de nuevas calles peatonales en el casco histórico. Al mismo tiempo, se peatonalizan calles adicionales a las contempladas inicialmente.

Junto con el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, la capital tiene en marcha un Plan de Seguridad Vial. Se han colocado radares de velocidad en las principales avenidas, aumentado la señalización junto a todos los centros escolares, iluminado pasos de peatones durante la noche, introducido avisadores lumínicos en el asfalto para los adictos al teléfono móvil y avisadores especiales para personas con discapacidad, resumen en el Consistorio.

Con estas medidas «se ha logrado un descenso en los accidentes de tráfico graves, en los atropellos y en la velocidad media de circulación de vehículos».

Finalmente, el Ayuntamiento de Salamanca también muestra a la Unión Europea que la red ciclista duplicará su extensión, hasta superar los 100 kilómetros, fomentando el potencial de la bicicleta como vehículo silencioso, limpio, asequible y sostenible entre los vecinos.

El uso de la bicicleta en Salamanca se ha impulsado gracias a la construcción de nuevos kilómetros de carril bici, incluyendo tramos no planteados inicialmente. La red ciclista rodea todo el perímetro de la ciudad, que a su vez está conectado con el centro, hospitales y campus universitario, pero también conectado a todos los municipios del alfoz salmantino.

La bicicleta se ha convertido en Salamanca en una herramienta de movilidad alternativa al coche y a la moto en los desplazamientos cortos. El sistema municipal de alquiler de bicicletas superó el año pasado los 55.000 préstamos, aumentando las bases repartidas por toda la ciudad y mejorando el servicio (recientemente se ha incrementado su horario de uso y en breve se introducirán bicicletas eléctricas).

Fuente: elnortedecastilla.es